8
Jun
2017

Field Ready 3D: suministros humanitarios en zonas de crisis

Entrevistamos a Eric James, uno de los cofundadores de Field Ready. Esta organización sin fines de lucro está utilizando la impresión 3D y las soluciones digitales de bajo coste para superar los desafíos logísticos y mejorar la ayuda en terreno en zonas de desastre. Uno de sus objetivos siempre ha sido transformar el funcionamiento de las agencias de ayuda. Ve aquí para obtener información actualizada del proyecto.

1 ¿Cómo nació la idea y cuáles son los objetivos de Field Ready?

La idea surge de las experiencias que hemos tenido en el terreno, y de ahí que nos llamemos Field Ready. He trabajado en el sector más de 20 años, en diferentes tipos de catástrofes y he solucionado muchos problemas, como por ejemplo, la falta de suministros médicos, equipos de salud o de tratamiento de agua. Y el problema de fondo era bastante similar en Sudán del Sur, Afganistán o Haiti. El meollo es que la cadena de suministros es muy débil, y por supuesto, las ONGs y el resto de organizaciones de ayuda luchan contra este problema. Pero supone un gran bocado de los presupuestos y a veces, en base a eso, mucha gente suele obviar el problema.

Mis cofundadores y yo nos conocimos en Silicon Valley en California, y todos coincidimos en que este problema con los suministros nos había afectado en el trabajo de campo ya que las organizaciones habían dejado el asunto en segundo plano. Y nosotros estábamos convencidos del potencia de la tecnología si se hacía desde un punto de vista adecuado, porque no es solo una cuestión de tecnología, sino de la parta humana de la misma. Combinar esos dos aspectos es fundamental para nosotros.

Uno de nuestros fundadores es un diseñador que había ido a Haiti y había visto que las ayudas médicas no disponían de un objeto muy básico: la pinza de plástico que sirve para cortar el cordón umbilicaldurante el parto. Esa pequeña pieza puede suponer una gran diferencia, porque si no se usa algo adecuado, los bebés pueden tener una sepsis, enferma e incluso en los peores casos, pueden morir. Y usando una impresora 3D era relativamente fácil hacer esas pequeñas pinzas.

Fueron estas ideas combinadas las que se convirtieron en el centro de lo que estamos haciendo: tecnología, pero desde un enfoque humano. Existe un gran problema humanitario en lo que se refiere a la cadena de suministros y cómo esta soporta las respuestas a las catástrofes, y simplemente nos juntamos las personas adecuadas con el punto de vista adecuado y pensamos que podíamos causar un impacto real en este área.

2 ¿Cómo creéis que se puede usar una impresora 3D en una zona de catástrofe, justo después del desastre, para ayudar a las comunidades a reconstruirse?, ¿Cómo transforma la impresora 3D la manera en que la ayuda llega a las comunidades?

Las impresoras 3D tienen un par de ventajas. Una es que casi todo se puede hacer a relativamente pequeña escala y con relativamente bajo coste. Estamos hablando de una cantidad parecida a la que puede costar un portátil. Y tiene una gran flexibilidad: puedes hacer desde un pequeño juguete -como casi todo el mundo que tiene una ha hecho- hasta la pinza para el cordón umbilical de la que hablábamos antes, pequeña aparatología médica o abrazaderas y otros accesorios para las tuberías de agua. Solo estás limitado por la creatividad de la gente a la hora de resolver problemas. Y es fácilmente escalable. No es una varita mágica para solucionar problemas, aún queda mucho por hacer. Diría que ahora mismo una impresora 3D se puede comparar con lo que supusieron los portátiles en los 80, eran muy útiles pero muy rudimentarios si los comparamos con lo que tenemos hoy.

Pero también tiene desventajas. Hay cosas para las que las impresoras 3D aún no están bien preparadas, y cosas para las que aún el dispositivo está en un estadio muy inicial de desarrollo. Una de las cosas que hacemos en Field Ready es estar atentos a todas las tecnologías que van saliendo y que nos pueden ser útiles, o que pueden tener alguna aplicación en el campo de los suministros en la ayuda humanitaria.

No promovemos el uso del dispositivo como tal, sino que lo vemos como una herramienta útil más, como cualquier otro equipamiento de manufactura que pueda ser apropiado en otros lugares. Espor eso que estamos atentosa a la evolución de cosas como los moldes de inyección, las cortadoras láser, máquinas CNC…, diferentes propuestas que están a nuestro alcance y que pueden ser hechas a pequeña escala y llevadas a lugares en dificultad, durante el desastre y posteriormente. Así que tenemos muchas promesas para el futuro, pero queremos ser realistas a la hora de aplicarlas.

3 Estáis trabajando en Nepal y en Haiti y estáis estableciendo laboratorios de innovación en el terreno. ¿Cómo están funcionando hasta ahora?

Intentamos adaptar cómo trabajamos sobre el terreno a cada situación, con la ayuda de nuestros contactos locales, porque hay enormes diferencias entre un sitio como Haiti y otro como Nepal. Investigamos cuáles son las necesidades, qué tipo de contratiempos tenemos en el terreno y este tipo de temas. En general, podemos decir que las organizaciones de ayuda humanitaria con las que hemos estado trabajando han sido muy receptivas con nosotros, con lo que estamos intentando hacer y eso ha provocado que hayamos tenido resultados muy positivos.

Otro fenómeno es que nos estamos encontrando maneras mucho más amplias de aplicar soluciones gracias a los diferentes acercamientos a la tecnología de las personas en las diferentes comunidades. Es relativamente fácil imaginar que podamos hacer un par de dispositivos médicos, algunas cosas para el tratamiento de las aguas y otros sectores, pero gracias a esta aproximación local hemos descubierto que hay un par o tres de cosas más que podemos hacer, para arreglar diversas cosas, y para crear nuevas herramientas para la gente. En Nepal, por ejemplo, creamos una antena de radio usando impresoras 3D. Es lo que decíamos antes: solo estamos limitados por la creatividad de las personas que trabajan con nosotros para solucionar sus propios problemas.


4 ¿Qué sostenibilidad tiene usar la impresión 3D para crear suministros médicos? ¿Cómo contribuye este proyecto a largo plazo para conseguir los objetivos de Naciones Unidas para luchar contra la pobreza?

Hay un par de temas que puntualizar en esta área en particular. Una es que, por la propia naturaleza del proyecto, estamos enfocados en el acercamiento al uso de la tecnología de manera que impliquemos a las personas en una forma de pensar similar a la de los diseñadores para que sean capaces de resolver problemas locales de manera rápida, mejor y más barata.

Una parte clave de esto es formar en este tipo de habilidades, desde la idea hasta la forma en la cual abordas los problemas, pasando por la aplicación de la tecnología y los límites que tenemos al respecto y cómo manejarlos. Así, automáticamente, estamos empoderando a los demás con esas habilidades y ese conocimiento que no tenían antes, o que no se habían dado cuenta que tenían. Mejorar las habilidades y dar la capacidad de hacer las cosas de manera sostenible, rápidamente va a ayudar a estas comunidades durante un periodo de tiempo más largo. Así que estamos en un punto en que nuestra formación es bastante premium, por lo que siempre queda algo en las comunidades después de que finalicemos allí nuestras actividades.

5 ¿Cuál es el impacto positivo de vuestras actividades en las áreas de los desastres?

Hemos sido capaces, a raíz de haber dado estas formaciones, de hacer cientos de herramientas que pueden ser usadas directamente por las personas, como los mencionados dispositivos médicos o de saneamiento, por ejemplo. Hemos sido capaces de formar, no sé exactamente el número exacto, pero docenas de personas con estas habilidades que os comentábamos antes, y mirándolo ampliamente podemos decir que hemos demostrado que esta es una forma muy viable de abordar la ayuda humanitaria en el futuro.

6 ¿Cómo hacéis los entrenamientos a los locales de cada comunidad?

Lo hacemos de diversas maneras. Hemos formado tanto a gente en las comunidades que ya tenía un cierto interés en la tecnología y la innovación, como a trabajadores de ONGs, locales y expatriados, y gente relacionada con las organizaciones con las que colaboramos. También hemos hecho charlas introductorias a grupos más grandes de gente durante estos años.

En este caso la formación es bastante básica, unas charlas como de una hora. 
También hemos hecho formaciones más en profundidad, siendo mentores y coaches de personas que estaban muy interesantes en tener estos conocimientos básicos, formación en informática e incluso formación en algunos aspectos de la ingeniería que usamos en nuestro trabajo habitual.

7 ¿Estáis recibiendo apoyo de la comunidad tecnológica mundial?


Sí, están apoyándonos mucho. Hemos trabajado con una gran variedad de grupos. Con organizaciones de ayuda humanitaria que tienen un especial interés en un proyecto como el nuestro, tanto a nivel tecnológico, de ingeniería o de innovación, también con otras contrapartes con las que hemos colaborado, un grupo variado de personas interesadas procedentes de experiencias previas diversas, incluidos voluntarios y otras personas que simplemente están interesadas en implicarse específicamente en un proyecto así.

Gestionamos un grupo en LinkedIn llamado Creadores Humanitarios (Humanitarian makers) en el que ya somos más de 300 personas que tienen este interés combinado, y también estamos haciendo acercamientos a grupos como universidades y otros para implicarles de muchas maneras o para recibir consejo técnico en los diferentes aspectos de los proyectos concretos en los que estamos trabajando.

8 ¿Trabajáis con código abierto?¿Por qué?


Sí, definitivamente. De hecho, estamos haciendo un esfuerzo considerable por contribuir. Tenemos en marcha algunas actividades que están pensadas para ser automáticamente de código abierto, cosas como materiales de nuestras formaciones. Estamos editando un catálogo de la piezas para construir que pueda ser fácilmente compartido entre las diversas comunidades, y lo estamos diseñando de manera que una persona que no sea técnica ni especialista lo pueda entender fácilmente. También usamos una o dos plataformas públicas para compartir código informáticos y estamos trabajando para ampliar este esfuerzo.

9 Desde un punto de vista personal, como innovador social ¿crees que mejoráis el empoderamiento de los ciudadanos y el desarrollo sostenible con un proyecto como este?


Creo que debo ser humilde, estamos haciendo una pequeña contribución y realmente espero que esto pueda ser escalable en el futuro. Hay muchas cosas increíbles sucediendo ahí fuera, y nosotros no somos más que un pequeño trocito de ellas. Creo que cuando la gente consigue acceso a información y a diferentes tipos de tecnología es cuando son capaces realmente de conseguir la habilidad de afectar al cambio, y al final esto es lo que cuenta.

Estoy orgulloso de ser capaz de implicar cada vez a un número mayor de personas a hacer este tipo de cosas. Estamos siempre abiertos a colaborar con nuevos grupos y a ver cómo se multiplica el efecto de nuestro trabajo.

Responder