30
May
2019

Feminismo Africano Joven potenciando las RRSS para la defensa de los DHSR

Hablamos con Catherine Nyambura, responsable de promoción y defensa en FEMNET, organización panafricana que nace con el objetivo de facilitar y coordinar el intercambio de experiencias para la promoción de los derechos humanos de las mujeres y las niñas africanas. Nos cuenta su experiencia y visión.

Catherine Nyambura se define a sí misma como una experta en política feminista, centrada en la salud y los derecho sexuales y reproductivos, el VIH/SIDA, el género y el desarrollo. En 2016, Catherine se convierte en miembro de Mandela, un programa de becas, lanzado por Barack Obama, bajo la Iniciativa de Jóvenes Líderes Africanos (YALI, por sus siglas en inglés), que reconoce a los jóvenes africanos líderes de la transformación social de sus comunidades. También es una joven líder de Women Deliver 2016 y una las ganadoras en la inauguración de 120 Under 40. Todos estos premios y reconocimientos se deben a su trabajo para facilitar a las adolescentes y mujeres jóvenes el acceso a la información y servicios, y fomentar la innovación en el campo de la salud y de los derechos sexuales y reproductivos (SRHR, de sus siglas en inglés).

Catherine lleva casi 10 años mejorando la igualdad de género y la salud y derechos sexuales y reproductivos (SRHR, de sus siglas en inglés) través de su capacidad de creación, las redes sociales, su vocación política y la creación de movimientos, enfocados en mujeres jóvenes y adolescentes.

Se ha comprometido y tomado el liderazgo en varios procesos multilaterales, tanto mundiales como regionales, como por ejemplo la revisión del (ICPD Beyond 2014), Beijing +20, Financiación para el Desarrollo, la revisión de la agenda de 2015, TICAD, la Organización Mundial del Comercio y cumbres de la Unión Africana. Además, también ha sido miembro de la delegación del gobierno de Kenya.

Tiene una extensa experiencia en la promoción multilateral, creación de coaliciones, gestión de programas y liderazgo. Actualmente es líder y defensora oficial de los derechos de la salud sexual y reproductiva (SRHR, de sus siglas en inglés) en FEMNET, la Red de Desarrollo y Comunicación de Mujeres Africanas; forma parte de la junta de Msichana Kuria, una organización joven liderada por mujeres, que trabaja para acabar con el matrimonio infantil y la mutilación genital femenina, y también forma parte de varios grupos de trabajo técnicas e internacionales y mesas de consejo para campañas globales y colaboraciones destinadas a avanzar en la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer.

Catherine, cuéntanos cómo nació y cuál es la filosofía detrás de FEMNET.

La Red de Desarrollo y Comunicación de Mujeres Africanas (FEMNET, de sus siglas en inglés) es una organización panafricana de los derechos de las mujeres, empezó en 1988 iniciada por activistas feministas africanas. FEMNET nace como medio para proporcionar una plataforma de coordinación para que las jóvenes y mujeres africanas se involucren en política, así como en la toma de decisiones a nivel regional, nacional, y mundial, de temas que les afectan. Como su nombre indica, la organización está dedicada a las organizaciones de mujeres africanas que comparten objetivos, a través de la creación de redes, comunicación, el desarrollo de capacidades y la promoción.

Actualmente, FEMNET está presente en 48 países africanos, en las 5 subregiones de África y cuenta con 620 miembros. La visión de FEMNET como organización se basa en una sociedad africana donde la igualdad de género se consigue, y las jóvenes y mujeres pueden disfrutar de sus derechos y vivir con dignidad. Nuestros miembros participan de muchas formas, como por ejemplo dándole forma a la visión de la organización a través de una programación de prioridades y una articulación de la estrategia. A parte de esto, nuestros miembros son cruciales en la implementación de esta visión a través de la implementación conjunta y la creación conjunta de actividades, y especialmente la defensa colectiva de las diferentes estrategias de toma de decisiones.

Impulsas nuevas estrategias con el objetivo de atraer a adolescentes y mujeres en la lucha contra el SIDA. Cuéntanos sobre la campaña #WhatWomenWant.

Estoy afiliada a la iniciativa ATHENEA, como uno de los miembros centrales. La iniciativa ATHENEA es una organización global para los derechos de las mujeres, un colectivo feminista y una red, para amplificar las relaciones entre el VIH, los derechos de las mujeres y los derechos humanos. LA iniciativa ATHENEA lanzó la campaña #WhatWomenWant, un vehículo para avanzar en la igualdad de género desde dentro y fuera de la lucha contra el VIH. A través de ella, ATHENEA busca amplificar las voces de las mujeres, remarcar sus realidades y promover soluciones colectivas, creando una plataforma para mujeres, incluyendo adolescentes para influenciar en el discurso político mundial, sin la necesidad de una invitación o un visado.

La campaña se promueve a través de una red en expansión de organizaciones y personas principalmente lideradas por mujeres, quienes trabajan en busca de la igualdad de género, y se centran en la salud y derechos de las mujeres. Con cada contribución #WhatWomenWant pretende:

  • Atraer la atención a la urgente necesidad de abordar los derechos de las mujeres y los diferentes géneros, desde dentro y fuera de la respuesta al VIH.
  • Catalizar la acción unida, dónde la igualdad de género, los derechos humanos, la salud y derechos sexuales y reproductivos (SRHR), la violencia de género y el VIH se intersectan.
  • Poner a las adolescentes y mujeres a cargo de sus propias agendas.
  • Aprovechar todas las experiencias vividas por adolescentes y mujeres para crear herramientas de apoyo por y para las mujeres, para avanzar en sus propias soluciones donde quiera que estén.
  • Identificar oportunidades de liderazgo para adolescentes y mujeres en toda su diversidad, para involucrar a las partes interesadas e implicadas en el proceso de toma de decisiones que más afectan a sus vidas.

Hasta la fecha, #WhatWomenWant ha significado la organización en persona, la organización a través de redes sociales como los chats de Twitter, consultas en grupos de Whatsapp, series de blogs de jóvenes feministas e investigación, orientada a la construcción narrativa mediante la articulación de la perspectiva de las mujeres y las jóvenes en su diversidad sobre el VIH/SIDA, SHRH y la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer.

¿Puedes contarnos sobre alguna acción específica que esté llevando a cabo FEMNET para reducir la desigualdad de género y defender los derechos sociales?

Actualmente, FEMNET está trabajando en todo el continente africano para garantizar el acceso a servicios y derechos de salud sexual y reproductiva, y justicia económica, para eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres, incluidas las prácticas nocivas, y mejorar el liderazgo de las mujeres.

Yo me encargo de liderar el trabajo sobre salud y derechos sexuales y reproductivos, así como el compromiso de las mujeres jóvenes. Como parte de mi papel principal, lidero el el proyecto “Young Women; Stand Up be Counted”. El objetivo del proyecto es fortalecer las capacidades de las mujeres jóvenes para aprovechar y consolidar las habilidades de las mujeres jóvenes en el aporte a los movimientos de apoyo nacionales, regionales y globales. El proyecto utiliza el diálogo, el desarrollo de capacidades, la formación de coaliciones, el compromiso de los medios de comunicación, incluidas las redes sociales y el aprovechamiento del poder de los deportes y el arte para movilizar, capacitar y mantener informadas a las mujeres jóvenes en todos los niveles estratégicos.

Hasta el momento el proyecto le ha brindado a FEMNET una herramienta para fomentar un enfoque deliberado y un fortalecimiento de la interacción entre mujeres jóvenes involucradas en el proyecto. Además, ha creado vías esenciales para la participación significativa de las mujeres jóvenes y su contribución a la defensa de políticas nacionales, regionales y globales. Al fomentar la innovación y la creatividad, el proyecto es una demostración de modelos escalables, para involucrar a las mujeres jóvenes y para crear espacios para ellas en el movimiento general de las mujeres.

¿Cómo se beneficia y aprovecha el poder de una nueva generación de jóvenes líderes africanas, que utilizan las redes sociales para amplificar e integrar una respuesta al VIH que transforma el género?

#WhatWomenWant y #WhatGirlsWant han proporcionado vías y plataformas para aprovechar las redes sociales y digitales para definir las intersecciones entre la igualdad de género, el VIH y los DHSR. Un buen ejemplo es la “Young Feminist Blog Series” lanzada como parte de la campaña #WhatWomenWant. A través de la serie de blogs, jóvenes feministas de todo el mundo, y especialmente de África, compartieron sus propias voces y las de los grupos a los que sirven, para destacar soluciones para las prioridades de programación, políticas y financiación. La Serie se lanzó antes de la reunión de alto nivel sobre el VIH/SIDA de 2016. Cuando la reunión se celebró en Nueva York, la serie de blogs abarcaba 16 países y territorios.

El blog sigue siendo escrito por activistas y feministas que trabajan por la prevención, la atención y el tratamiento del VIH para diversas poblaciones, la legislación y la formulación de políticas, y académicos que demuestran la amplia base y la extensión de la agenda más allá del VIH y el SIDA, etc. Algunos de los temas tratados en esta serie incluyen la SDSR, la anticoncepción, los servicios orientados a los jóvenes, las cuestiones financieras y jurídicas, las cuestiones LGBTI, la violencia basada en el género, los derechos trans, la aplicación, el seguimiento y la revisión de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

¿Qué te llevó a una carrera en la construcción de la defensa y promoción con un enfoque central en las mujeres jóvenes y las niñas adolescentes en África?

Comencé mi propio viaje como joven feminista conscientemente en 2008, aunque me gusta pensar que siempre he sido feminista. Durante una clase de liderazgo feminista en 2013, pude articular mi propia visión y convicción personal. Durante este período como feminista y en mi carrera como experta en género y SDSR, he trabajado en varios temas apasionantes, incluyendo el derecho al aborto en un contexto criminalizado, trabajando en reformas de políticas y abordando el estigma del aborto. Esto incluye perfilar el papel y el liderazgo de las feministas jóvenes hacia la realización de cambios sociales sostenibles y articular la interseccionalidad entre la SDSR, el VIH/SIDA y las cuestiones más amplias de igualdad de género y los derechos de la mujer. Trabajar y centrar mi experiencia profesional en la salud y los derechos sexuales y reproductivos ha definitivamente cimentado mi viaje y mis perspectivas feministas.

El lado personal es político, y mi experiencia profesional ha influido mucho en mi experiencia personal. Crecí en uno de los barrios marginales más grandes de Nairobi, lo que me permitió comprender mejor lo que significa la interseccionalidad. Una gran parte de los temas a los que me dirijo a través de mi trabajo, son temas con los que tengo conexiones muy profundas, de experiencias personales o heridas profundas de cómo mis amigos y las personas cercanas a mí han sido afectadas directa o indirectamente. Por ejemplo, he perdido amigos a causa de la mortalidad materna, el SIDA y tengo amigos que han vuelto a recurrir a abortos inseguros.

¿Cuál es el lugar que se da a las mujeres africanas en la Agenda 2030? ¿Crees que las mujeres están dejadas de lado?

Las mujeres y las niñas africanas son partes interesadas y actores directos del desarrollo que han trabajado a lo largo del tiempo para ejercer y demostrar su fuerza política, social y económica. Las mujeres y niñas africanas son elementos clave para asegurar que los compromisos actuales encapsulados en la Agenda 2030 integren una fuerte perspectiva de género consagrada en el SDG5 y en los indicadores de otros objetivos.

Por lo tanto, es fundamental que los esfuerzos nacionales reconozcan este hecho y creen un espacio para que las organizaciones de defensa de los derechos de la mujer y las mujeres y niñas africanas apoyen la aplicación, el seguimiento y el examen de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible (SDG). En el centro de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible está el compromiso de no dejar a nadie atrás. Esto incluye las voces de las mujeres y niñas africanas en todos los niveles de implementación, seguimiento y revisión de la agenda 2030 para el desarrollo sostenible.

La Educación de Calidad y la Igualdad de Género son dos de los puntos centrales de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. ¿Cómo crees que la tecnología puede contribuir a su consecución?

La tecnología ofrece una oportunidad para colmar las lagunas que siguen proliferando las desigualdades. Internet ha abierto nuevos espacios de impacto positivo, especialmente para crear nuevos espacios políticos para los jóvenes, incluidas las mujeres jóvenes, y para proporcionar medios de difusión de información y movilización eficaz en función de los costos. Sin embargo, a pesar de que Internet se ha convertido en un espacio democrático, las barreras para acceder a él están profundamente arraigadas a lo largo de las brechas de género, socioeconómicas y rurales-urbanas, lo que aumenta aún más las desigualdades entre los jóvenes. Estas divisiones se agravan aún más cuando las adolescentes y las mujeres jóvenes no reciben educación. Por lo tanto, aunque Internet y la tecnología en general son fenomenales y representan grandes oportunidades, es importante recordar que no están fácilmente disponibles, o no son asequibles, para todos. Poseer un ordenador personal, un portátil, un teléfono móvil, etc. sigue siendo un lujo para muchos, y, sin embargo, en la vida diaria y en todos los sectores, las innovaciones y las soluciones a menudo asumen que estas herramientas son un insumo básico tácito para las soluciones.

¿Qué consejo le darías a cualquier chica que quiera marcar la diferencia?

Es muy posible cambiar tu situación actual, aspirar y querer algo mejor para ti mismo. Recuerdo que ya sabía que quería algo mejor para mí cuando tenía tan sólo 10 años. Ese impulso me ha mantenido en marcha hasta ahora. Ha sido el combustible para mi enfoque y el espíritu que me mantiene unido cuando quiero rendirme. Con el tiempo, me he dado cuenta de la necesidad de un sistema de apoyo fuerte, devolviendo y siendo la escalera para que otros puedan subir. No doy por sentada la situación que tengo y pido a todas las mujeres jóvenes con sueños que sigan soñando y que se enfrenten al mundo. También quiero destacar que ser una chica joven y una mujer joven con sueños significa ser consciente de los retos y la mayoría de ellos sistemáticos, que se interpondrán en su camino. No diré ciegamente a las mujeres jóvenes que sólo tengan ambición sin reconocer que el mundo no es justo ni igual para las mujeres jóvenes que tienen sueños similares a los de los hombres y niños jóvenes, ya que ya tienen una ventaja injusta, dado el sistema patriarcal y el mundo en el que nos encontramos. Muchas mujeres me han apoyado a lo largo de mi vida, y quiero ofrecerme a mujeres jóvenes que se identifican en mi historia, viaje y aspiraciones en la vida para llegar a ellas. ¡Hagámoslo juntas!

Responder