18
Jul
2018

EL CARACOL: Inclusión social de poblaciones callejeras y en riesgo social de México.

Entrevistamos a Ángel Soriano y Gerardo Rodríguez de El Caracol, una organización social mexicana fundada por profesionales en 1994 que contribuye a la visibilidad e inclusión social de las poblaciones callejeras y en riesgo social. Partiendo desde un enfoque de derechos y perspectiva de género, promueve procesos sociales y acompañamiento educativo para el ejercicio pleno de sus derechos.

La visión de El Caracol AC es ser una institución líder en la generación y socialización de conocimientos en torno a la complejidad del fenómeno callejero que, desde una mirada global, permita optimizar las nuevas tecnologías para incidir en la transformación de las prácticas sociales enfocadas a las poblaciones callejeras y en situación de riesgo.

Sus objetivos principales son los siguientes:

  • Instrumentar acciones permanentes para lograr la sostenibilidad institucional a través de la movilización de recursos desde una lógica de corresponsabilidad
  • Promover procesos sociales y acompañamiento educativo con las poblaciones callejeras desde un enfoque de derechos y perspectiva de género
  • Impulsar procesos de ciudadanización de las poblaciones callejeras para la incidencia en políticas públicas
  • Generar una escuela de pensamiento para el debate y socialización de conocimientos relacionados con el fenómeno callejero
  • Aprovechar la presencia internacional para construir una corriente de pensamiento sobre las poblaciones callejeras

Cómo nació y cuál es la trayectoria de El Caracol A.C.

El fenómeno de personas viviendo en las calles en la Ciudad de México, por lo menos lo podemos ubicar desde hace cinco décadas. En aquellos años, se creía o pensaba que las personas que habitaban estos espacios eran menores de edad o personas adultas mayores que se encontraban solas y habían llegado a esa situación por la expulsión de su seno familiar. Esta radiografía llevo a las instancias de gobierno e instituciones a atenderles desde la protección y asistencialismo.

Lo cierto es que, en las décadas de los años sesenta y setenta y ochenta, el fenómeno vivió su mayor auge a nivel demográfico y de diversificación de características. Se les empezó a nombrar bajo conceptos como “Niños de y en la calle”, “Personas en situación de calle” o “jóvenes en condición de calle”. Los conceptos cambiaron, pero no las formas de atenderles, se seguía creyendo que era solo culpa de las familias o de las personas el hecho de llegar a ver en las calles un espacios de sobrevivencia, invisibilizando una serie de características económicas, políticas, sociales y culturales que les orilla a tomar este tipo de decisiones.

El Caracol AC nació como una alternativa de espacio de atención para un grupo específico de población que en la década de los años noventa no estaba siendo atendida, y era la de las personas jóvenes. Desde sus inicios, la organización trabajo para aportar a su modelo de atención y a otros, los enfoques de derechos humanos, no discriminación y de vida independiente.

El Caracol AC posicionó la categoría de análisis “Poblaciones callejeras”, impulsando la necesidad de reconocer por un lado la visión demográfica de esta población, en la Ciudad de México podemos ubicar grupos de personas (Niños, niñas, adolescentes, jóvenes, familias, personas adultas mayores, personas con discapacidad) asentadas en espacios públicos, y esta realidad ha dejado de lado la visión que se tenía hace un par de décadas atrás.

Por otro lado, esta categoría lleva a cuestionar los modelos de atención que han estado enfocados en atender desde el asistencialismo y que en diversos casos ha generado discriminación tutelar(Pérez García 2006). Después del cuestionamiento, nos lleva a pensar en modelos que favorezcan la construcción de su ciudadanía y exigencia de mecanismos necesarios para que vean garantizados sus derechos humanos y los vean materializados en mejores servicios públicos que les permita mejorar sus condiciones de vida.

Se ha logrado que las instituciones de gobierno encargadas de atender a esta población, rijan sus reglas de operación y protocolos bajo esta categoría de análisis, eso permita que la misma población y organizaciones que acompañamos esta agenda podamos exigir ciertos niveles de calidad en la atención que tiene hacia las personas.

Vuestro eslogan es “Contigo Somos más””. Explicadnos qué importancia tiene la participación ciudadana y los Datos Abiertos en vuestro trabajo diario

La colaboración multidisciplinaria para lograr una vida fuera de las calles de personas que sobreviven en el espacio público necesita sumar esfuerzos a fin de trascender a una atención humana y de calidad. Esto marca la diferencia en las acciones de un equipo donde cada agente de cambio fortalece con la colaboración de aliados que se suman al trabajo que impulsa a niños, niñas, jóvenes y familias que forman parte de las poblaciones callejeras al auto reconocimiento de sus potencialidades para tener una vida alterna a la calle.

En otro nivel, lo que hemos documentado es que La falta de información estadística y de datos desagregados sobre edades, género, sexo, o condiciones espaciales, hacen que las personas que habitan las calles se enmarquen en lo que Sergei Mocovichi denominó minorías activas.

Cuando hay escasez de información se corre el riesgo de que la política pública, como ese gran actor que dinamiza cualquier sistema, se construya de manera deficiente y no pueda cumplir con el objetivo de generar un impacto en la sociedad. Una gerencia social eficiente es aquella que en tiempo real puede medir por medio de la obtención de información sus resultados.

En el país existen dos instituciones especializadas en la producción y monitoreo de información sobre política social y demografía. Por un lado, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) cuenta con bases de datos sobre temas económicos, políticos y sociales. Cada cinco años entrega un informe sobre el número de personas que habitan en el país. Para que el censo se lleve al cabo, se visitan las casas que dividen por AGEB. Ante esta metodología, toda aquella persona que no cuenta con una casa, pero que es parte de esta sociedad, queda excluida de este censo, que se convierte en un insumo para ir entendiendo la realidad de nuestro país.

Por otro lado todas las organizaciones e instituciones contamos con información, pero pocas logramos generar datos. El Caracol AC, tiene 21 años de trabajo con las poblaciones callejeras del Distrito Federal, recuperando información por medio de sus actividades educativas como talleres, campañas y/o acompañamientos. A partir de 2014, se dispuso a generar un sistema de información que permitiera utilizar datos de forma estratégica para impactar la realidad de esta pobalción; a éste lo llamamos: Sistema único de Información de poblaciones callejeras.

Las poblaciones callejeras, representan un área de oportunidad para el sector de la generación de datos. Y lo es porque crear sistemas desde este paradigma de conocer a la persona y no solo una situación en general, nos permite llegar a información más exacta y valiosa para identificar diversos caminos de atención hacia ellos. Nos encontramos ante un panorama que nos exige generar información que de respuesta a los estereotipos y estigmas que hay alrededor de esta población. De tal modo que se promueva la parte humana de las personas, el reconocimiento de sus derechos y el acceso a tener mejores condiciones de vida. Significa un área de oportunidad para transformar los números, cifras, porcentajes, proporciones, que sean capaces de contarnos historias y generar empatía y sensibilidad con las personas que los lee o los visualiza. Esto es a lo que El Caracol AC ha llamado, humanización de la información.

Cómo usáis la tecnología para visibilizar y luchar por los derechos humanos de las personas que viven en la calle

El Caracol A.C., durante sus 22 años de experiencia ha generado diversas acciones de levantamiento de información. Un ejemplo de ello es que lleva 13 años generando datos sobre el número de personas que mueren en las calles y los motivos por los cuales sucede la defunción, y lo hace por medio de una metodología llamada “Chiras Pelas Calacas Flacas” se ha convertido en el único conteo de muertes entre poblaciones callejeras en la Ciudad de México.

Y es partir del año 2014 que iniciamos con un proceso de construcción de un sistema de información que permitiera darle respuesta a diversas incógnitas que hay alrededor del tema de datos con poblaciones callejeras.

Debido a este proceso, El Caracol AC tuvo que reconocer que educadores recuperan datos de la población callejera de manera cotidiana, por medio de el diálogo, acompañamientos a servicios públicos, talleres y consejerías. Bajo esta idea, el objetivo que nos planteamos fue encontrar la manera de sistematizar esta información de tal forma que nos permitiera producir datos. Al final logramos ubicar tres grandes esferas de datos que se describen a continuación (Metodología creada por El Caracol AC para reflexionar con grupos de población callejera sobre los riesgos de muerte asociados a su modo de vida en la calle)

La información de diagnóstico: Nos permite conocer el estado actual de temas específicos como la muerte entre las poblaciones callejeras, la salud, procesos educativos proyectos de vida, transmisión intergeneracional de la pobreza, ente otras.

La información de procesos: Nos ayuda a generar acompañamiento de procesos de vida independiente y a nivel jurídico o en temas de defensa de derechos humanos personalizados con la población callejera.

La información de investigación e Incidencia en política pública y Defensoría: Es aquella que permite realizar estudios a corto, mediano y largo plazo sobre los temas estratégicos como son la muerte entre las poblaciones callejeras, mujeres, infancias, economía callejera y otras. Estos análisis terminan dándonos como resultados encontrar tendencias, patrones y outlayers que son llevados a espacios de incidencia en política pública y defensoría.

Sistema Único de Información Sobre Poblaciones Callejeras: Durante el proceso nos dimos cuenta que el sistema de producción interno, no era suficiente y limitante. Analizamos qué otras fuentes no estábamos observando y que tenían grandes posibilidades de tener información sobre poblaciones callejeras. El resultado fue encontrar dos espacios más:

Medios de comunicación y redes sociales: Es fuente está enfocada a darle seguimiento puntual a notas de periódicos digitales e impresos a partir de búsquedas de palabras clave como “Situación de calle” “Indigentes” “Niños de la calle” lo cual permite recopilar información sobre muerte, actos de limpieza social, iniciativas de ley y conocer programas de gobierno enfocados a atender a esta población. Cuando se encuentra la información pasa por un proceso de sistematización para que pueda tener una utilidad.

Solicitudes de transparencia y solicitudes de apoyo: Este fuente fue pensado debido a que por experiencias aisladas, el equipo interno de El Caracol, otras organizaciones y personas de la academia concluimos que diversas instituciones de gobierno sí cuentan con información de de poblaciones callejeras, pero no están en formatos de datos abiertos. El objetivo fundamental de esta fuente es utilizar solicitudes de transparencia y oficios para liberar esa información, sistematizarla y volverla útil.

Este Sistema de Producción de Datos, pertenece a un Sistema más complejo de información sobre el tema de Poblaciones callejeras, el cuál hace cruces con información pública y con métodos de búsqueda como solicitudes de información o revisión de material hemerográfico, monitoreo de medios de comunicación (impresos y visuales) y cartas de solicitud o petición de la misma población a diferentes autoridades.

Sistema de producción y los métodos de búsqueda: Generan una disección de la información, buscamos la mayor granularidad posible.

Sistema de Información y la información pública: Generamos análisis comparativos, si existen indicadores de pobreza a partir del acceso a servicios básicos ¿Por qué la población callejera no está incluida en tales estadísticas?

Información pública y los métodos de búsqueda: Se genera un proceso de transformación de la información enfocada a reducir los niveles de discriminación de las poblaciones callejeras, lo cual tiene un impacto positivo en las condiciones de vida de las poblaciones callejeras.

El Caracol AC, busca posicionar la idea de la apertura de datos públicos sobre las poblaciones callejeras (Opendata), que justamente es el conjunto de todas las acciones anteriormente descritas. El movimiento del Opendatacallejero quiere ir más allá de la apertura de datos sobre esta población. Busca generar procesos de humanización de los mismos datos, es decir, que ayuden a promover procesos de sensibilización y promoción de sus derechos, además de generar acciones para promover la inclusión social de las personas sobreviven en las calles.

Social TIC os ayudó en formación para implementar datos abiertos en México y mejorar la calidad de vida de las personas que viven en la calle. ¿Cómo fue la experiencia?

La experiencia de trabajo con social tic la podemos resumir en una palabra “Reinventar”. Y es que hubo un proceso de aprendizaje mutuo, tanto de El Caracol AC para reconocer las potencialidades y limitantes que tenía para adentrarse al mundo de los datos, y de Social tic el conocer un tema que llevó a mirar desde otra arista ese mismo mundo de los datos.

La primera parte del proceso con Social tic llevó a concluir que si bien era cierto que El Caracol AC tenía información de la población, ésa estaba en carpetas guardadas y que posiblemente hace años que no se consultaban, por lo tanto era información que no tenía alguna utilidad. Esta primera conjetura llevó a pensar que la primera tarea que se tenía que realizar era ubicar dónde había información y cómo fue que llegó, es decir, se construyó un modelo taxonómico a partir del tipo de actividades que El Caracol realiza para d Des dciones callejeras, al momeacol realiza. o en conjunto fue reconcer que El Caracol AC y las poblaciones callejeras, al momeespués construir una herramienta técnica que facilitará la transformación de la información a datos, y que por lo tanto tuviera una utilidad y calidad en cuanto a estructura y tiempo de sistematización.

Otro de los hallazgos dentro de este proceso en conjunto fue reconocer que El Caracol AC y las poblaciones callejeras. al momento de hablar de datos, teníamos que transitar del dato abierto como solo un estándar técnico que se encuentra en estadísticas oficiales a escenarios donde no existe y hay que producirlo, ya que ninguna estancia de gobierno ni organizaciones teníamos, hasta ese momento, datos abiertos sobre esta población o en el peor de los casos no se ubicaba la necesidad de contar con esos datos. Debido a eso es que El Caracol AC se convirtió en la primera organización que posicionó que cuando hablamos de datos con poblaciones en alta exclusión social, deben haber una relación entre la calidad técnica del dato y un causa en específica lo cual se logra a partir de un proceso de humanización, es decir, pensar ¿Para qué debe ser construido? Y ¿A quién le va a servir? El proceso de humanización debe entenderse desde la idea de que cada dato habla por una persona, y ese dato es usado para cambiar su realidad.

Por ultimo, esta experiencia llevó a posicionar a El Caracol AC y su esfuerzo de construir datos sobre esta población, a ser parte de un movimiento denominado “Small Data” El cual busca reconocer la calidad y utilidad de bases de datos en menor tamaño a comparación del “Big Data”. Desde este paradigma de “Small Data”, Los datos que se puede producir y liberar sobre poblaciones callejeras ayudan a contar historias de violaciones a derechos humanos, visibilizar realidades sobre la complejidad del fenómeno y fomentar el activismo social a favor de estas poblaciones.

Qué impacto positivo están teniendo vuestras acciones y vuestro análisis de datos en las políticas públicas de México.

A partir de la creación del Sistema Único de Información de Poblaciones Callejeras, El Caracol AC ha posicionado los datos que ha producido en diversos espacios de gobierno y de defensa de derecho humanos. Actualmente los datos sobre mortalidad en poblaciones callejeras fueron utilizados para crear el diagnóstico del Programa de derechos humanos de la Ciudad de México. Por otro lado los datos sobre mujeres e infancias fueron insumos importantes para crear el primer Protocolo Interinstitucional de atención a poblaciones callejeras de la Ciudad de México.

Y en los últimos meses, se tuvo una incidencia en la creación de la metodología y encuesta del Censo que realizará el gobierno de la Ciudad de México. Las aportaciones que se realizaron se hicieron con base en la experiencia del Sistema de Información y dando sugerencias para dar respuesta a la variable de movilidad de esta población. Por último El Caracol AC se ha vuelto referente de investigación para medios de comunicación, investigadores de universidades y de colectivos que buscan trabajar con estas personas.

Cuál es la situación actual de las personas que viven en situación de Calle en Ciudad de México.

Actualmente existe una coyuntura política importante en la Ciudad de México con relación al tema de poblaciones callejeras. Por lo menos en la última década, y sobre todo en los últimos tres años, las violaciones a derechos humanos y actos de limpieza social han sido constantes en la vida de las poblaciones callejeras. La comisión de derechos humanos local, ha documentado y evidenciado dichas violaciones, por lo cual ha emitido diversas recomendaciones hacia entes de gobierno sobre lo que deben hacer para reparar el daño y mejorar su atención hacia estas poblaciones.

Después de 5 décadas, y mucho trabajo desde sociedad civil, existe un primer protocolo de atención que busca reducir los niveles de desigualdad el acceso a servicios públicos de estas poblaciones. Dicho protocolo tiene un año de haberse promulgado, se está a la expectativa de ver los resultados de su aplicación a corto, mediano y largo plazo. También, existe una iniciativa de ley sobre derechos humanos de poblaciones callejeras, la cual aún no ha sido discutida, pero desde sociedad civil se sigue promoviendo su aprobación, ya que representaría un cambio a nivel estructural a favor de los derechos humanos de las poblaciones callejeras.

¿Tenéis algún tipo de programa educativo para estas personas? ¿En qué consiste?

El Caracol tiene un área llamada “Participación educativa” la cual trabaja directamente con la población a través de la metodología del trabajo de calle. Se busca generar proceso educativos con las personas iniciando con una reflexión y generación de diagnósticos rápidos en temas de salud, identidad, educación, violencia, salud sexual, consumo de sustancias y trabajo. El objetivo de estos diagnósticos es generar acciones para reducir los riesgos asociados a conductas de alto riesgo en los temas mencionados anteriormente. Una herramienta fundamental de este proceso es acompañar a las personas en el acceso a servicios públicos y el fortalecimiento de su ciudadanía.

En segunda etapa se acompaña a las personas en proceso individuales para que vayan mejorando sus condiciones laborales, de administración de ingresos, de vivienda, salud y educación. De tal forma que puedan construir proyectos de vida fuera de la calle. De manera paralela se trabaja en la promoción de derechos humanos y conocimiento de espacios y mecanismos de exigencia de sus derechos.

En una última etapa, cuando la persona ya se encuentra en otro espacio fuera de la calle, se le acompaña dando seguimiento para reducir factores que favorecieran su retorno a la calle y fortaleciendo la creación de nuevas redes de apoyo que le faciliten sostener su nuevo modo de vida.

Desde vuestra experiencia, cómo creéis que la tecnología abierta puede fomentar el empoderamiento ciudadano a favor de una sociedad más justa e inclusiva

Desde El Caracol se ha aprendido que la desigualdad no solo debe medirse por los facilitadores u obstáculos para acceder a servicios públicos, también debe empezar a tomar un papel fundamental la desigualdad en el uso de tecnologías y datos abiertos. Esto nos lleva a la reflexión de la necesidad de mayores mecanismos de promoción de ellos. En la Ciudad e México, como de seguro pasa en muchas partes del mundo, la transparencia y rendición de cuentas sigue teniendo un pleno dominio de la academia y un poco más hemos ido avanzando las organizaciones, pero aún gran parte de la sociedad no disfruta y reconoce la importancia de estar informado. Si logramos lo anterior, el usar datos será con un sentido estratégico, utilizándolos para contar historias, y redistribuyéndolos para cambiar realidades.

Más info:

Experiencia de datos con social tic: https://www.youtube.com/watch?v=B4I5YSXeXK4

Sistema Único de información: https://www.youtube.com/watch?v=N1vRbwn0aQ8

Campaña Chiras pelas: https://www.youtube.com/watch?v=cBAeRoSyMZ8

Educadores de calle: https://www.youtube.com/watch?v=FBHF3qQIGs0

Responder