28
Feb
2019

Educación y Oportunidades para todos: Conectando comunidades Rurales e Indígenas

Pedro Antonio González Martínez, Presidente y Co Fundador de Kaanbal, nos cuenta la historia detrás de este maravilloso proyecto de innovación social que surge con la intención de habilitar Internet y experiencias digitales en las comunidades más aisladas de Quintana Roo donde la tecnología apenas está presente.

Pedro Antonio González Martínez es un apasionado del Internet, la ciencia, la tecnología, el arte, el diseño, la innovación social y la cultura digital.

Es Ing. en Mecatrónica por el Instituto Tecnológico de Cancún y cuenta con experiencia con automatización, robótica, Internet de las Cosas, machine learning e inteligencia artificial.

Presidente y Cofundador de Kaanbal, laboratorio de innovación social para la preservación digital de la cultura Maya.

Colaborador de Cerebro Digital, organización promotora de contenidos educativos en ciencia y tecnología con más de 3.8 millones de seguidores a nivel mundial.

Actualmente trabaja como Director de Innovación y Vinculación de TechGarage Parque Tecnológico de Cancún, el primer ecosistema de impulso a la industria creativa y tecnológica del estado de Quintana Roo.

Ha ganado premios estatales, nacionales e internacionales y tiene experiencia como organizador, conductor, tallerista, conferencista y expositor en más de 200 actividades relacionadas a la ciencia, tecnología, investigación, innovación y emprendimiento en todo México, Estados Unidos y Latinoamérica, de las que destacan ser ponente en la Harvard Business School y el MIT Media Lab en Boston, así como en las oficinas centrales de la ONU en Nueva York.

Antecedentes personales

Por muchos años de mi vida estudié en escuelas La Sallistas, muy conocidas por sus programas de acción social y de misiones. Cuando tenía alrededor de 17 años, durante mi último semestre de preparatoria tuve la oportunidad de participar en uno de estos programas donde habilitamos una pequeña biblioteca física dentro de la escuela rural de una comunidad escondida por la carretera libre de Cancún a Mérida. Organizamos una recolecta y donación de libros, y los tiempos coincidieron con una renovación de mobiliario en la biblioteca de nuestra escuela por la que recibimos mesas, anaqueles y algunas sillas. Esa experiencia fue la que me hizo participar por primera vez de manera activa en un proyecto con impacto social educativo en comunidades de esta zona.

Algunos años después, durante mis estudios de Ingeniería Mecatrónica, me presenté trabajando con la Raspberry Pi, una computadora del tamaño de una tarjeta de crédito con la que se pueden hacer una infinidad de cosas como drones, automatización, robótica y todo tipo de soluciones encapsuladas. Una de las tantas cosas que se puede hacer con este dispositivo es programarlo como punto de acceso WiFi y como servidor web, esto básicamente quiere decir que todo móvil, tablet o computadora se puede conectar inalámbricamente a la Raspberry Pi a través de la red que genera y ver el contenido que guarda localmente desde cualquier navegador web, esto sin que necesariamente se esté conectado a Internet. Esta solución no es algo difícil de hacer a nivel técnico, pero sí algo que ofrece un beneficio de alto impacto para los lugares en donde los recursos digitales y la infraestructura de conectividad son escasos. Una vez que conecté la experiencia que viví durante la preparatoria con las posibles aplicaciones que podía ofrecer este tipo de soluciones tecnológicas en las mismas comunidades me di cuenta que era posible habilitar bibliotecas digitales en vez de físicas para generar un cambio de paradigma en la experiencia educativa y por supuesto enormes beneficios sociales. A partir de este momento, surge un proceso de investigación para mi tesis sobre el acceso a TIC y a educación digital en comunidades rurales sin acceso a Internet en conjunto con la Cámara Nacional de Electrónica Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información y apoyado por un fondo que gestionamos de Internet Society. La relación con mi actual socio Camilo Olea, surge de una ocasión en la que nos conocimos en un evento de networking. Después de platicar durante un rato sobre la educación, la tecnología y sobre las grandes desigualdades en comunidades rurales nos dimos cuenta que además de coincidir en muchos de los puntos mencionados, contábamos con lo necesario para generar un impacto positivo en la sociedad. Pasado ese encuentro comenzamos a compartir ideas por correo hasta que nace el nombre “Kaanbal», de la palabra “aprender” en Maya.

Tras pasados casi 3 años desde que inició este proyecto, ha transformado la realidad de más de 1,300 personas en 5 comunidades distintas de la Península de Yucatán, ha recibido fondos y premios internacionales, así como también se ha presentado en los foros más importantes a nivel mundial de emprendimiento social, educación digital, preservación cultural, gobernanza del Internet e innovación tecnológica de Harvard, el MIT y la ONU.

Que esta entrevista sirva para inspirar a que todos y cada uno de sus lectores lleven sus proyectos tan lejos como quieran y que busquen contribuir a la construcción de un mundo con más y mejores oportunidades para todos mediante el desarrollo de sus pasiones.

Pedro Antonio, cuéntanos cómo nació y cuál es la filosofía detrás de Kaanbal Innovación Social.

En un mundo tan globalizado como en el que vivimos actualmente, muchas de las problemáticas y necesidades que existen en la sociedad se ven cada vez más afectadas por la falta de acceso a tecnología. Tal es el caso de México y Latinoamérica donde en sus miles de comunidades rurales la brecha digital es una situación que impide a los habitantes contar con señal de teléfono o de Internet y por ende a los beneficios que estos pueden ofrecer como comunicación, educación y acceso a la información, entre otros. Esto es a lo que se enfrentan millones de personas todos los días en donde tienen que caminar varios kilómetros o gastar mucho dinero en transportación sólo para hacer su tarea o acceder a su correo electrónico. Es bien sabido que en la actualidad se tiene más que nunca un mayor acceso a los recursos digitales, sin embargo, los grupos sociales aislados todavía se enfrentan con enormes dificultades para tener un aprovechamiento adecuado de estas herramientas. Las alternativas tecnológicas actuales son abundantes, pero no muchas son las enfocadas en el desarrollo de áreas remotas donde en ocasiones ni siquiera la señal telefónica es una opción.

Kaanbal es una organización donde trabajamos por habilitar Internet y experiencias digitales a comunidades donde las tecnologías son prácticamente inexistentes. Surge como una iniciativa en conjunto con mi socio Camilo para llevar educación y oportunidades a los lugares que más lo necesitan así como impulsar la preservación digital de la cultura Maya, tan rica en esta zona.

Kaanbal Innovación Social es una organización y plataforma que permite a los estudiantes en comunidades rurales acceder a contenidos educativos sin necesidad de conexión a Internet. ¿Cómo funciona?

En escuelas, centros comunitarios y casas ejidales de zonas sin cobertura de Internet, habilitamos bibliotecas digitales que generan redes de WiFi a las que cualquier celular, Tablet o computadora puede conectarse y navegar por los miles de recursos educativos que almacena localmente. Esto va desde toda la Wikipedia, más de 2 mil clases en video de Khan Academy, videos educativos de experiencia en 360 grados, bibliotecas ilustradas de la salud, guías alimenticias, libros en PDF, juegos didácticos, información en lenguas indígenas, diccionarios, cursos de Inglés, aplicaciones móviles, programas para computadora, bueno… un montón de contenidos. También incluyen un módulo para subir o descargar archivos compartidos por los usuarios conectados, a modo que tanto los profesores y estudiantes puedan interactuar con el contenido almacenado en sus propios dispositivos como documentos en PDF, fotografías o videos.

Hasta ahora hemos habilitado entre 64 y 500 gigabytes de contenido en cada escuela y para dimensionar esto podemos tomar en cuenta que tan sólo la Wikipedia en Español, con más de 1.4 millones de artículos que incluyen texto e imágenes tiene un peso de apenas 25 gigabytes, por lo que es posible manejar un importante volumen de información dentro de estos pequeños monstruos digitales. La transmisión de señal WiFi por medio de puntos de acceso que incluyan contenido local educativo sin necesidad de Internet representa un apoyo extraordinario para las escuelas rurales ya que atiende el problema técnico de recepción que presenta la señal de datos convencional así como los altos costos de implementación y mantenimiento de una red, sobre todo en comunidades muy distantes.

¿Cómo afecta el hecho de pertenecer a comunidades rurales al interés de los jóvenes en este tipo de educación?

Para responder esta pregunta consideremos el caso de Luis Roberto Poot, un joven de 13 años, el menor de 7 hermanos que por la mañana asiste a la secundaria rural en la comunidad Agua Azul y por la tarde ayuda a su papá en trabajos de campo.

Cuando Luis tiene que hacer una tarea depende principalmente de dos fuentes de información: del conocimiento que sus profesores le puedan compartir y de los pocos libros con los que cuenta, en su mayoría donados con buena intención por organizaciones pero no necesariamente con contenido relevante o actualizado. Si Luis requiere de otra fuente adicional implica que tenga que salir de su comunidad al cibercafé más cercano que está aproximadamente a una hora de distancia, teniendo que caminar varios kilómetros apenas para tomar el transporte público, pagar entre media y una hora de Internet que utilizará para encontrar la información que necesita y por supuesto considerar el gasto de regreso. Ahora, Luis quiere ser abogado “para proteger a los buenos de los malos”, y para que esto suceda tiene que continuar con sus estudios de bachillerato lo que inherentemente le requerirá cada vez más acceso a recursos educativos y con esto más dinero. Muchos padres como los de Luis en esta situación en ocasiones se ven forzados a que sus hijos dejen de estudiar para que los ayuden trabajando en el campo, aunque no de manera intencional, sino por la misma falta de recursos. La familia promedio en estas comunidades rurales vive con menos de 3 mil pesos mexicanos mensuales, algo así como 150 dólares al mes (impresionante ¿cierto?).

El caso de Luis es similar al que viven millones de estudiantes en comunidades rurales en México y en todo el mundo, donde se ven forzados a dejar sus estudios por falta de recursos educativos a su alcance que les permitan continuar con el desarrollo de su aprendizaje. El rezago educativo está íntimamente vinculado este fenómeno que también afecta tanto a estudiantes como a profesores, quienes resultan víctimas de la misma problemática.

¿De qué manera el apoyo de las TIC y este tipo de plataformas logran y catalizan el empoderamiento de los jóvenes en áreas rurales sin acceso permanente y continuado a Internet?

Gracias al acceso a las TIC, puede tomar apenas unos segundos responder una búsqueda en línea, en comparación con el tiempo que toma usando sólo libros como única fuente de información. Los procesos de accesibilidad requieren ser atendidos para disminuir la brecha digital y el rezago educativo. Su empoderamiento está relacionado con hacer un manejo y aprovechamiento adecuado de las tecnologías.

Puede parecer obvia la cantidad de beneficios que la tecnología trae a la educación sin embargo, los riesgos son en muchas ocasiones los que frenan su implementación. Aunque muchos estudiantes de hoy en día cuenten con un dispositivo móvil, algunas escuelas prefieren impedir su uso en el salón de clases ya que está relacionado al ocio. Si a eso le agregamos falta de acceso a Internet y a señal telefónica, es razonable que no se refleje un aprovechamiento real del celular.

Gracias a las bibliotecas digitales que hemos habilitado, los profesores poco a poco han comenzado a permitir y promover el uso de los dispositivos móviles a través de nuestra plataforma en estas comunidades. Otro punto muy importante es el tipo de contenidos que los usuarios pueden encontrar, ya que al ser una biblioteca previamente curada con recursos exclusivamente educativos no permite que los estudiantes accedan a redes sociales, ni a pornografía o a contenidos que no aporten a su desarrollo. Al habilitar contenidos digitales que estén dentro del espectro educativo, didáctico y divertido, se enriquece el uso y aprovechamiento adecuado de las tecnologías así como claro, el empoderamiento de los usuarios.

¿Qué os llevó a ti y a Camilo a ser innovadores sociales y a involucraros en el ámbito concreto de los recursos educativos abiertos?

Me parece que aquí de manera particular hay tres puntos, uno que recae en mí, otro en Camilo y otro en el que los dos coincidimos, lo que ha resultado en un grandioso equipo.

De lo que a mí corresponde diría que fue tanto la identificación de soluciones tecnológicas en base a mi experiencia durante el bachillerato y la ingeniería así como mi amor innato por la educación; por parte de Camilo su gran expertise en temas de marketing y su afinidad en general por resolver problemáticas sociales mediante tecnología, ya que no sólo ha estado involucrado con asuntos educativos, sino también con el desarrollo de aplicaciones para desastres naturales y blockchain para la transparencia política. Por supuesto ambos tenemos muchos puntos en común, pero aquel en donde creo yo que convergemos más es en nuestra mutua pasión por implementar soluciones tecnológicas que atiendan situaciones de la vida diaria en esta sociedad de la información, siendo una de estas el desarrollo de la Internet en todos los sentidos, desde diseño y desarrollo web, accesibilidad, contenidos digitales, etcétera.

Lo grandioso de los Recursos Educativos Abiertos es que son y sirven para todos. Hay centenares de contenidos en Internet usados con regularidad por millones de personas pero que no muchas saben que están disponibles para su libre uso y descarga. Tal es el caso de Khan Academy, incluso cuando yo estudiaba el bachillerato llegué a hacer uso de sus videos para complementar mis clases de matemáticas o de física. Lo mismo con la Wikipedia, ¿cuántas veces nos hemos preguntado algo y la usamos aunque sea para tener una referencia rápida del tema?

Cabe mencionar también que en Kaanbal hay otros dos asociados: Alfonso Govela y Pedro Huerta, quienes con su amplia experiencia en cívica digital, telecomunicaciones y negocios aportan a la correcta toma de decisiones y uso adecuado de los recursos. El ecosistema de la asociación se complementa con un grandioso equipo de voluntarios con los que siempre contamos, principalmente para la toma de fotografía y video durante las habilitaciones así como para la documentación y manejo de redes sociales.

La situación actual de México acaba de dar un vuelco con la elección del nuevo Gobierno, ¿Crees que se apoyarán más este tipo de iniciativas en las comunidades rurales?

Primero que nada es importante dejar en claro que México en la actualidad cuenta con problemáticas mucho más importantes que la digitalización en sí, las cuales necesitan ser atendidas de manera prioritaria. A pesar de que los esfuerzos y las intenciones puedan ser buenas, asuntos en materia estructural, de seguridad y de transparencia son los que muchas veces deterioran la ejecución de los proyectos en materia social. Para el caso de falta de conectividad en zonas aisladas hay algunos elementos de los que me he percatado que por lo regular fallan en la ecuación gubernamental: el manejo adecuado y aprovechamiento del recurso tecnológico por parte de los usuarios, así como el mantenimiento de los equipos tanto físico como intangible o de software.

En una de las primeras comunidades que visitamos para comenzar el proyecto allá por enero del 2016, resulta que ya había un Centro Comunitario Digital rural de gobierno, el cual contaba con sillas, mesas y 12 computadoras, sin embargo, la gran mayoría de las computadoras no funcionaban y las pocas que quedaban nadie sabía utilizarlas adecuadamente, adicional a que llevaban casi un año sin utilizar el espacio por falta de pago de luz y de agua. Pero el caso no termina ahí, el único que nos pudo explicar qué pasaba con ese lugar fue un joven que había trabajado ahí meses atrás como encargado, el cual tuvo que dejar de atender el lugar ya que cuando llegaba a la oficina de gobierno para recibir tanto su salario como los pagos para servicio de luz y agua, le decían que no estaban listos los cheques, y que regresara al día siguiente, esto sin mencionar que dicha oficina municipal se localiza a más de 40 minutos de distancia de su comunidad y su transporte no le era rembolsado. Después de varias ocasiones que le hicieron lo mismo ya no pudo seguir atendiendo ese lugar y regresó al campo con su familia.

En otros lugares el gobierno ha regalado tablets a niños de primaria como parte de sus programas sociales, pero después de algunas semanas la mayoría les han sido robadas. Cada lugar tiene sus necesidades y su forma de atenderlas, como coloquialmente en el mundo del emprendimiento se dice “enamórate de la problemática, no de la solución” ya que un mismo problema puede tener muchas formas, métodos, recursos e instrumentos para ser atendido.

El apoyo a iniciativas nacionales/locales como Kaanbal generarían una serie de beneficios en paralelo con aquellos esfuerzos que gobierno ya hace pero que no logran satisfacer las necesidades al cien por ciento. Me considero una persona muy optimista y no pongo en duda que el nuevo gobierno procurará atender estos detalles para no caer en los mismos errores. Además, al contar con la participación multisectorial de este tipo; proyectos así ponen en funcionamiento el modelo de cuádruple hélice, donde academia, industria, gobierno y sociedad civil participan activamente en la resolución de problemáticas. Por otra parte, el nuevo gobierno ha tenido constantemente una afinidad innata con el sector social, principalmente rural, por lo que confío en que habrá más apoyos e inversión para atender estas necesidades.

¿De qué manera vuestro proyecto ha influido en la comunidad de la que forman parte los estudiantes? ¿Puedes contarnos algunos testimonios?

Hay varios casos que en lo personal me parecen de lo más bello. Mencionaba anteriormente el caso de que antes muchos profesores prohibían el uso del celular durante clase pero que ahora gracias a la plataforma lo han incentivado, eso se convierte en un elemento a favor de mi tan mencionada promoción por un uso y manejo adecuado de la digitalización.

Tenemos también una anécdota contada por un profesor que regresó a la escuela un fin de semana por un maletín que había olvidado y para su sorpresa se encontró con varios estudiantes afuera de los salones con sus celulares accediendo a la plataforma, ya que aunque el recinto esté cerrado, la señal del servidor está disponible, por lo que muchos alumnos pueden hacer su tarea o descargar los archivos necesarios para llevárselos a casa, una vez más sin tener que salir de su comunidad, evitando gastos y ahorrándoles tiempo.

Hay otros casos que nos han mencionado en los que algunos de los padres de familia usan la plataforma para descargar libros en PDF y llevar a cabo pequeños círculos de lectura dentro de la comunidad. No está de más mencionar que muchos profesores nos han agradecido ya que pueden contar con recursos adicionales para preparar mejor sus clases o simplemente reforzar su conocimiento en algunos temas estudiándolos a través de la plataforma.

¿Cómo crees que afectará el avance de la tecnología, así como la creación y expansión de recursos educativos abiertos para las próximas generaciones de jóvenes?

Tengamos en claro que la tecnología no es más que el medio para lograr algo, y que su avance es un fenómeno que tiene grandes ventajas así como enormes retos. El uso de realidad aumentada, realidad virtual y las plataformas en la nube para fines educativos son y seguirán siendo recursos sumamente valiosos para aquellos que los tengan a su alcance. Aprender del humano tras apreciar un recorrido al interior de nuestro cuerpo, ver a través de los ojos de distintos animales, conocer la historia y geografía de otro continente sin tener que visitarlo físicamente o hasta dar un tour por la maravillosa extensión del universo son algunas de las increíbles aventuras que podemos experimentar gracias al avance de estas tecnologías.

Sin embargo, en zonas rurales el impacto es brutal debido a que van dejando a este sector cada vez más fuera de la actualidad, ya no sólo se trata de falta de Internet, sino falta de experiencias educativas que promuevan un verdadero estímulo del aprendizaje y que prevengan un futuro no meritorio para los jóvenes. Recordemos además que muchas de estas nuevas tecnologías surgen en Inglés lo que requiere de organizaciones, fundaciones o universidades que trabajen en las traducción de las mismas por lo menos a Español, y aunque hay ya muchos esfuerzos de este tipo, son apenas pocos los que buscan traducir a lenguas indígenas, lo que advierte incertidumbre y condena a un mayor rezago educativo y brecha digital en aquellos con poco conocimiento tecnológico o de otro idioma que no sea su lengua madre.

Preservar la cultura implica mayores esfuerzos en este sentido, tal como lo hace actualmente Mozilla, Wikimedia, 68 voces, entre otros, quienes ya contribuyen en la traducción de plataformas digitales y generan contenido libre y abierto en lenguas indígenas. El reto consiste también en cómo darle una mayor penetración a este tipo de recursos para su aprovechamiento, así como añadir valor al aprendizaje de las lenguas y la cultura indígena no sólo en el sector rural, sino también en el urbano, para que más personas resulten interesadas en desarrollar el tema.

La Educación de Calidad es una parte importante de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ¿cómo crees que las TIC pueden contribuir al logro de los mismos?

Proveer Acceso Universal surge del interés por habilitar recursos digitales y conectividad al alcance de las personas a una distancia razonable de su lugar de residencia. Sin embargo, en los próximos años, la digitalización dejará de ser una necesidad por el acceso a las tecnologías en sí, sino por todos los asuntos que puedan involucrar su uso tales como mantener la seguridad en caso de desastres naturales, encontrar contenido alimenticio o de salud en caso de no tener médicos al alcance, mejorar las tomas de decisiones y hasta el simple hecho de ejercer la libertad expresión. Un ejemplo claro de esto es la actual declaración por parte de la ONU donde el Internet se ha convertido en un derecho humano al grado que se exhorta a todos los gobiernos a que su disponibilidad, accesibilidad y costeo sean prioridad entre sus objetivos.

Una educación de calidad a través de las TIC se puede lograr mediante el uso adecuado de infraestructura tecnológica y materiales en formato digital, que permitan el tránsito de un aula tradicional a un aula tecnológica donde se promueva y estimule una experiencia educativa innovadora de mucha mayor índole en comparación con los modelos tradicionales. Si además el aprovechamiento digital se promueve desde las escuelas a edades tempranas, es infinita la cantidad de beneficios que ofrece a largo plazo para muchos de los puntos que se abordan en los ODS.

El proyecto Kaanbal es un estándar que pretendemos sea utilizado con fines de réplica a nivel nacional e internacional, que a largo plazo permita la formación de redes comunitarias educativas orientadas a la mejora del desempeño digital de estudiantes y profesores en los centros escolares. Para lograr esto no es sencillo y no depende únicamente de la habilitación de TIC, requiere mucho esfuerzo, dedicación y trabajo en equipo por múltiples actores, desde gobierno, industria privada, academia y sociedad civil, por lo que cualquier tipo de apoyo es bienvenido. Recordemos que las TIC hacen que sea cada vez más fácil conectarse con el mundo, pero esto sólo sirve y tiene sentido para el desarrollo humano si nuestros proyectos se convierten en resultados concretos para nuestro entorno más inmediato.

Responder