10
Ene
2018

Citizenlab: ciudadanos que participan en la toma de decisiones de sus ciudades

Nos ponemos al día con el equipo de CitizenLab, una plataforma online para la participación cualitativa de los ciudadanos en la toma de decisiones del gobierno local. Entrevistamos a Alexandre Detroux, ex gerente de Proyecto y especialista en participación. CitizenLab tiene ahora dos años y su brillante equipo cuenta con perfiles que se pueden agrupar principalmente en tres tipos diferentes: desarrolladores o diseñadores de software, ingenieros de negocios y aquellos cuyos antecedentes están más directamente relacionados con la política y la participación. Para obtener más información, lo más fácil es navegar en su web www.citizenlab.co donde puedes registrarte en su boletín de noticias y mantenerte informado sobre CitizenLab y todas las cuestiones “civic tech”.

1 ¿Puedes decirnos cómo nació y cuál es la idea detrás de Citizen Lab?

Somos de Bruselas (Bélgica), y nos encanta nuestra ciudad. Esto nos llevó a pensar buenas ideas repetidamente, unas pequeñas y otras de mayor magnitud, para mejorar nuestro entorno. Hasta el punto en el que decidimos compartir nuestra inspiración con la Administración de la ciudad para ver qué podía salir de todo ello. Pero la historia fue breve: nunca encontramos a qué puerta llamar, incluso después de dedicar bastante tiempo a buscarla.

En ese momento nos dimos cuenta de que nuestra ciudad y todas las ciudades necesitaban una forma de poder escuchar las experiencias de sus ciudadanos. En el año 2015, comenzamos a construir una herramienta digital que reduciría todas las barreras de la participación tanto desde el lado de la ciudadanía como del de la Administración.

2 Cómo ayuda CitizenLab a los gobiernos a conectarse con los ciudadanos para tomar decisiones en base a una mejor información?. ¿Puedes contarnos algún caso de éxito?

La idea básica es que obtener la opinión de tus ciudadanos nunca debe ser un desafío en un momento en que la comunicación instantánea no es ningún problema y se ha convertido en algo cotidiano. CitizenLab es una plataforma online basada en una acción clave: la presentación de ideas, comentarios y votos de los ciudadanos para alimentar la toma de decisiones de su gobierno. Es sencillo. Llegas a nuestra plataforma, 10 segundos y unos pocos clicks más tarde habrás conseguido inscribirte y cuando hayas terminado de leer las ideas de otras personas y los comentarios encontrarás un gran botón que te invita a presentar tu propia idea. Luego viene la votación, permitiendo ver cuál es la idea ciudadana más apoyada entre todas. Es entonces cuando la pelota pasa a manos del gobierno – ¡y obviamente importa, si alguna opinión no se llega a implementar nunca! La plataforma genera automáticamente notificaciones que permiten rastrear y moderar mejor la actividad.

Los flujos de utilización de la plataforma están diseñados para que los ciudadanos puedan llevar a cabo la moderación ellos mismos. Al entrar en el backend, el administrador de la plataforma descubre un cuadro de mandos con todas las métricas clave que necesita para obtener una visión general de las tendencias. Hay más herramientas para dar sentido a la mayor parte de las aportaciones ciudadanas, entre ellas los minuciosos informes generados por la magia de la computadora asistida. Al final del día, la recogida, el seguimiento, la moderación, el análisis, la retroalimentación y la integración en el diseño de la política se hacen mucho más fáciles con CitizenLab.

Estamos felices de tener algunos casos de éxito para compartir. Uno de nuestros primeros proyectos fue con Hasselt (BE). Allí nuestra plataforma ayudó al diseño colectivo de un nuevo parque, con un «circuito cerrado»: desde las ideas de la multitud, a través de una selección oficializada por la administración de la ciudad, hasta una presentación de lo que actualmente se está implementando – todo está en la plataforma bajo una estructura clara de cronograma. Esta es la mejor puesta en marcha de una idea hasta el momento. Otro éxito rotundo ha ocurrido en Liège, una de las principales ciudades de Bélgica. La etapa de presentación acaba de finalizar y ha reunido a 5000 usuarios que han generado el mayor número de publicaciones, con casi 100.000 votos. Por cierto, con presencia en más de 30 ciudades, CitizenLab ya se utiliza en Bélgica, Holanda, Dinamarca y ¡muy pronto en Francia!

3 En tu opinión, ¿cómo puede el uso social de la tecnología abierta y libre (Datos y Fuentes) contribuir a una mayor participación ciudadana y cambiar la Democracia tal y como la conocemos ahora?

El software de código abierto, en este caso, significa una mayor transparencia y, por lo tanto, la confianza en que el software no protege ningún interés externo. Como consecuencia, también puede generar un apoyo cívico más fuerte a la plataforma, tanto en términos de adopción como de desarrollo de software. Estos son claramente argumentos atractivos para todos los actores cívicos y tecnológicos. Sin embargo, el código abierto también conlleva sus propios desafíos: para la sostenibilidad del equipo central, en lo relativo a la seguridad y en términos de mantener una comunidad activa. Todavía estamos construyendo nuestra opinión sobre este apasionante desafío.

Los datos abiertos en general son obviamente un símbolo de transparencia. Pero prefiero insistir en otro aspecto: convierte a las comunidades en prósperas. Sobre la base de esta materia prima que es propiedad de todos, las empresas -muchas de ellas locales- pueden aumentar el valor de sus servicios; Los grupos sin fines lucrativos y los grupos residentes pueden iniciar actividades sociales o ganar más fuerza en su promoción.

4 ¿Por qué el Blockchain podría transformar la cara de la democracia digital?

Desde hace siglos, la descentralización ha ido avanzando a través del progreso tecnológico: una organización puede funcionar mejor de forma remota, sin perder eficiencia, cuanto más fácil es transmitir un mensaje entre agentes que se encuentran distantes. Esto, por supuesto, se aplica a los sistemas de gobierno, y CitizenLab es un buen ejemplo contemporáneo. La idea central es, en efecto, que lo que en el pasado hubiera sido una molestia -involucrar a los ciudadanos en la toma de decisiones más de cerca – ahora está al alcance de cualquier administración que esté dispuesta a ello. CitizenLab ofrece un canal de comunicación subyacente a esta nueva interacción. Sin embargo, esta descentralización en la toma de decisiones puede llevarse a cabo de muchas maneras, las cuales están ganando cada vez mayor credibilidad gracias a la autentificación de los procesos. Los procesos pueden ser muy diversos: votar en elecciones generales o internas de un partido, firmar una petición … o emitir su apoyo a una propuesta ciudadana en una plataforma de participación online.

Incluso se puede ir mucho más lejos, respecto a la imagen de los agentes de la Democracia Líquida: en vez de elegir a representantes que figuran en una papeleta electoral, se podría delegar únicamente nuestra voz en la toma de decisiones a alguien en el que confiemos y sólo durante el tiempo que dure dicha confianza. Esta persona sería capaz entonces de transmitir esa voz que le hemos otorgado, dentro de la cadena de confianza. Y sí, esta cadena se materializaría como un “Blockchain”, una cadena constituida por bloques o certificados de confianza.

5 ¿Cómo ves el ecosistema de la tecnología cívica en Europa?

El primer uso de la expresión «tecnología cívica» se remonta a 2012. ¡Tan sólo hace 5 años! Estamos todavía en el inicio de una etapa para todos aquellos que quieren llevar a cabo este cambio histórico para la democracia. El término también cubre una gran cantidad de herramientas diferentes. Europa está ahora en una ebullición de iniciativas y experimentación, pero las tecnologías y las organizaciones que las apoyan todavía están madurando. En un par de años deberíamos ser capaces de ver surgir un nuevo panorama, donde los gobiernos estén más educados en la necesidad de adoptar el cambio y los ciudadanos más conscientes de su poder y responsabilidades. En este mundo nuevo y valiente, las soluciones consolidarán a través de la unión de sinergias y sólo las más realistas en la práctica sobrevivirán. Respecto a esto, la riqueza de las soluciones que se observan actualmente en Europa dará como resultado una competencia sana y permitirá avances increíbles hacia la renovación de las democracias En una palabra: ¡emocionante!

6 ¿Cómo mide el éxito CitizenLab de la participación ciudadana online?

Hay tres indicadores principales que uno puede usar para medir el éxito de la participación ciudadana online. ¿A quién se llega? Esto es el número de visitantes únicos. ¿Quién está interesado y se mantiene actualizado? Esto es la cantidad de usuarios registrados. ¿Quién participa en la toma de decisiones de forma efectiva? Se mide a través de los posts o publicaciones de ideas y comentarios, y en menor medida, de los votantes. La siguiente frontera que estamos buscando es medir el impacto de la participación ciudadana, definitivamente otra métrica de éxito. La cantidad de feedback por parte de la administración, el grado de integración de las propuestas de los ciudadanos en el diseño de políticas y, por qué no, las posibles ganancias en la efectividad o en el coste en comparación con el modelo anterior seguido por los formuladores de políticas.

7 Retos para el futuro de GovTech: ¿Crees que los gobiernos están listos para una innovación radical?

La innovación más radical para los gobiernos en la próxima década es, sin duda, gobernar de forma inclusiva. No es necesario decir que esto pasa por una mayor participación ciudadana en la toma de decisiones locales. Aunque lo que estamos viendo en la práctica es que nuestro equipo de expansión tiene que hacer mucha educación -incluso antes de que podamos empezar a establecer alianzas con socios en las ciudades- un número sorprendente de autoridades locales ya son conscientes de las posibilidades que representa esta plataforma. Ellos mismos ven la necesidad de que los ciudadanos tengan mayor voz, y tenemos la firme creencia de que cada vez más los decisores de las políticas se darán cuenta del inestimable valor de la participación ciudadana online en los próximos años.

Entre los beneficios, el más claro es la legitimidad. ¡Y es un valor muy demandado! La desaparición o descrédito de los partidos tradicionales y el surgimiento de nuevas alternativas populistas y “anti-todo” ha llegado a ser una amenaza para la política progresista, y la única manera de responder a esto es que nuestros representantes restablezcan su legitimidad. A nivel local, operar con mayor transparencia y menos aislamiento con respecto a sus electores es un punto clave, la integración de las opiniones de los ciudadanos más allá de las urnas es otro. En ambos casos, la tecnología cívica está ahí para ayudar. El otro beneficio crucial de incluir a los ciudadanos es menos patente pero muy claro: la eficiencia. La creciente dominación económica de Europa ahora claramente pertenece al pasado, y las abundantes arcas no volverán tan fácilmente. Lo que algunos llaman convenientemente crisis es en realidad la edad en la que no tenemos elección: o bien el gobierno gasta la cantidad adecuada para las cosas correctas, o bien no cumple con su promesa a los ciudadanos. En este contexto, ¿no tiene sentido escuchar a la multitud para tener una mejor idea de dónde están las necesidades apremiantes y cómo resolverlas mejor? Sí, completamente. En consecuencia, en CitizenLab estamos convencidos de que incluso los rezagados abrirán sus ojos y verán el valor que ofrece gobernar de forma inclusiva.

8 Invita a los ciudadanos y gobernantes a participar: Describe el funcionamiento de Citizen Lab para una mejor conexión de las ciudades.

¡Nos encantaría escuchar a los ciudadanos y gobiernos por igual! Para conectarte, envía un correo electrónico a hello@citizenlab.co o llámanos al +32 2 808 50 22.

 

Traducido por Alba Calvillo Gutiérrez Cibervoluntaria, Madrid, España

 ———————————————————-

Notes and references / Notas y referencias

Do check our blog post on the topic: https://www.citizenlab.co/blog/civic-tech/blockchain-could-transform-democracy/

Responder